Todo final es un comienzo

Si estás leyendo esto, disfrutando del sol y el mar, es que hemos llegado sanos y salvos al 2013. Ya debe haber pasado, al menos en parte, la ansiedad y la incertidumbre que existían en torno a lo que podía suceder a fines del 2012.

En los últimos tiempos, diciembre del 2012 estuvo en boca, cabeza y corazón de millones de personas, a tal punto que se convirtió en el “Fenómeno 2012”. Algunas de estas personas se encargaron de transmitir sus ideas al respecto. Hubo quienes interpretaron desde una visión apocalíptica, escatológica. Sería el final de todo y antes vendrían cataclismos, desastres y catástrofes. Hubo quienes creyeron que acontecimientos tales como el tsunami en Japón o el terremoto en Chile ya marcaban el comienzo del final. Los medios no hicieron más que alimentar la especulación. Se mencionaron alineaciones planetarias excepcionales, el impacto de asteroides o meteoritos, el desplazamiento de los polos, agujeros negros, erupciones solares, alteraciones en los campos magnéticos. Incluso salió una película titulada “2012”, de Roland Emmerich donde se ven terremotos, explosiones volcánicas, tsunamis y ciudades que se hunden en el océano.

En la web se encuentra infinita cantidad de información y diferentes teorías de lo que podía llegar a pasar y por qué. Como existen visiones oscuras, existen miradas más optimistas y esperanzadoras. Estas no descartan el final pero lo consideran más el principio de algo nuevo, una era de mayor espiritualidad, un despertar de la conciencia. A continuación,  algunos puntos de vista.

José Argüelles:  Generalmente se considera que la primer obra que introdujo la fecha del 21 de diciembre de 2012 fue “El factor maya”, publicada en 1987 por este historiador, metafísico, místico y doctor en Historia del Arte. Conocido por muchos como “el profeta del 2012”, el norteamericano dedicó gran parte de su vida a sintetizar y difundir la tradición maya, su cultura y sus creencias.  Además se propuso elevar la energía de la tierra usando pensamientos positivos y meditación. También en 1987, fue el primero en convocar una meditación masiva a nivel global.

En 2010, un año antes de morir, fue entrevistado por la revista Gatopardo. Allí dijo que “en el año 2012 acaba un ciclo para la humanidad, pero no será el fin del mundo. El planeta se alineará con el centro de la galaxia y desde ahí una nueva frecuencia vibratoria nos llevará a una dimensión superior, que tendrá un efecto profundo sobre nuestra conciencia colectiva y hará sucumbir al sistema materialista que impera”.

Para él, la debacle económica mundial ya señalaba el fin del ciclo materialista, donde el desarrollo mental y espiritual de las personas se vio limitado. Afirmaba que la humanidad daría un “salto de conciencia” y que habría “cambios de paradigmas, de estructuras y de mentalidad”. Sin embargo, también habló de explosiones solares que podrían afectar el campo electromagnético de la tierra, y dijo que como en el filme de Emmerich, podríamos sufrir terremotos, huracanes, tsunamis. Sostuvo que “Cualquier cosa es posible, pero yo siempre digo que tu mente es la que atrae las circunstancias”.

Santiago Pando estaría  totalmente de acuerdo con esto último, de hecho lo desarrolla en su película “Creer es crear”. El filme se puede mirar gratis en internet desde el 2008 y ha logrado muchísima exposición, convirtiendo a Pando en un referente del tema. El publicista mexicano dice haber recibido este conocimiento, una enseñanza de los mayas, durante una experiencia chamánica que cambió su vida. “El concepto maya es que la realidad se hace en base a lo que tú crees. Cada realidad es el producto de tu sistema de creencias”, explica. Todos nosotros hemos nacido dentro de un sistema que nos obligó a ser obedientes y creer, entre otras cosas, “que Dios nos va a castigar, que los niños no saben, los adolescentes no entienden, el adulto tiene la razón, la mujer es el sexo débil, el sexo es un pecado, que no alcanza para todos, que los indígenas eran ignorantes, retrasados, sumisos, que el que no “transa” no avanza, que la mentira era lo políticamente correcto, que el tiempo es dinero y que razón y verdad es lo mismo”. Pero hay esperanza: Pando relata que los mayas pronosticaron “la caída de los sistemas basados en el miedo y el despertar de la conciencia colectiva”, además del calentamiento global, que ya es una realidad.

“Creer es crear al mismo tiempo” declara la película, que dura poco más de una hora. “Creer es caminar hacia adelante. Crear el siguiente escalón sobre el vacío. Es crear de la nada otra realidad. Ser creadores es la misión de nuestra naturaleza humana. Si crees que el mundo puede cambiar, lo estás cambiando. La fe es conciencia y creación. No es ver para creer como nos dijeron, es creer para ver”. Si bien admite que todo cambio de paradigma trae confusión inherente, Pando no duda de que “una nueva conciencia se está formando en nuestros pensamientos”.

Matías Di Stefano tampoco. “El planeta se está preparando para la gestación de una nueva conciencia, una nueva humanidad”, anuncia el joven oriundo de Venado Tuerto en uno de sus vídeos. Para él también la web ha sido clave a la hora de dar a conocer su mensaje y llevar a cabo su misión: organizar la información ya disponible en la Tierra y ayudar al hombre a prepararse para la nueva era. El santafesino de apenas 23 años se presenta contando que tiene acceso a la memoria cósmica, por lo tanto se le ha permitido recordar no sólo sus vidas pasadas sino también “la estructura de todo lo que pensamos, sentimos y experimentamos como universo”, desde la concepción del mismo.

Di Stefano explica que igual que la tierra, el sol tiene estaciones y éstas afectan nuestro planeta. El 21-12-2012, el sol entra en primavera y hay un alza vibracional en su energía, lo cual modifica también el nivel energético de la tierra. Al vibrar de otra manera se genera otro color. El nuevo color es el índigo, el color del tercer ojo, el que ve más allá de lo que hay. En la nueva era “se entenderá desde otro punto de vista no sólo a la humanidad sino al planeta Tierra. Se tomará conciencia de que la Tierra también es un ser vivo”. A su vez, el índigo es el color de la transmutación: habrá cambios de todo tipo incluyendo sociales, económicos y políticos.

Nueva vibración, nueva era, nueva conciencia…sea cual fuere el motivo, es innegable que en los últimos años las actividades relacionadas con el bienestar y la espiritualidad han crecido enormemente . El auge de la comida sana, el yoga y la meditación son sólo algunos de sus exponentes.  En Argentina, la tendencia es remarcable. Poco antes de que empezara la primavera en el hemisferio sur de nuestra tierra, en Buenos Aires hubo 2 meditaciones masivas, una en el Obelisco y otra en Palermo, convocada por la fundación el Arte de Vivir, que reunió más de 150.000 personas.

 

Sri Sri Ravi Shankar, líder espiritual  y fundador de la ONG  más grande del mundo, visitó la Argentina en Septiembre, y VALE aprovechó la oportunidad para hablar sobre el tema 2012.
VALE: Guruji, ¿Cuál es tu mensaje para este Nuevo Año?

Sri Sri: Nuestro servicio debe estar enfocado en obtener un mundo mejor, una mejor sociedad. Y en la vida personal, todos deben tener una convicción y una fé fuertes, sabiendo que todo está bien y que ocurren cosas buenas. De acuerdo con el Calendario Védico, (ya habrán escuchado que este es el último año del Calendario Maya) llegará el final de los días. Hay muchas películas sobre el fin del mundo. Yo les digo que nada de eso va a pasar y que el mundo continuará existiendo. De acuerdo con el Calendario Védico, a partir de Marzo 2012 el año se denominará NANDA. Nanda significa felicidad. ¡Es el año de la Felicidad! Primero llega la felicidad y luego le sigue el año de la Victoria. Serán felices y victoriosos… ¡así que no se preocupen! Tomen la decisión de hacer alguna buena obra para la sociedad y para expandir el Conocimiento. Y verán que para el final del año próximo, mucha, mucha gente se inclinará hacia la espiritualidad. Todos aquellos que se dedican al terrorismo quedarán arrinconados y la fortaleza de los violentos será reducida. Esto ocurrirá y ¡Uds. ya forman parte de esos acontecimientos!

 

 

Deja un comentario